Eugenio Peral

9 diciembre, 2016 Comments are off for this post
Disfrutar del paraiso de naturaleza y calma en el centro neurálgico de Managua es un placer solo destinado a los que se quedan en Los Robles, un hotel boutique decorado al milímetro, y donde el servicio te hace sentir siempre como en casa.
El cuidado y excelencia con el que cocina Janine, el trato en el desayuno de Rosa su mejor aprendiz, y la recepción excelente de Hansel a tu llegada, hacen que siempre me cueste abandonar el hotel, y volver a casa… y eso es a lo que un hotel debe aspirar siempre.
Gracias a todo el equipo y gerencia por seguir haciendo de Los Robles un referente en Managua, especialmente en estos tiempos de crisis donde muchos hoteles han cerrado ya.